¿Se está gestando una burbuja en el mercado de las criptomonedas?

Antes de ahondar en el supuesto de la burbuja tenemos que recordar qué en el mundo de las finanzas y la economía una burbuja es un fenómeno producido por el aumento continuado del precio de determinado bien o activo.

Ese aumento indiscriminado de los precios ocasiona que los mismos estén alejados del valor real de los bienes o productos.

La escalada de precios genera una demanda en dichos bienes/activos: que son comprados basados en la creencia de que los precios seguirán  subiendo y lo que permitiría venderlos posteriormente a un precio mayor obteniendo así ganancias.

Las burbujas son un fenómeno humano.

Si se revisa con detalle las últimas grandes crisis de la sociedad contemporánea (la gran depresión o crack de los 30, la burbuja inmobiliaria japonesa de 1990 y la crisis del 2008) nos encontraremos con que cada periodo de recesión ha sido precedido por una gran burbuja financiera.

El fenómeno de las criptomonedas no tiene precedente.

Si bien es necesario revisar los antecedentes históricos de las burbujas y las crisis financieras para poder hacer un análisis completo de la situación actual, es importante tener en cuenta que cuando analizamos el tema de la criptoeconomia y más concretamente el bitcoin nos adentramos en un territorio nuevo, sin historia, sin antecedentes.

Si a eso le sumamos que las burbujas pocas veces han podido ser predichas por su naturaleza un tanto caótica, influida por el también impredecible comportamiento humano y que el fenómeno bitcoin es completamente nuevo, cualquier afirmación sobre si se está gestando una burbuja en el mercado del bitcoin sería cuando menos arriesgada

Los fenómenos económicos son muchas veces impredecibles.

Sin embargo algunos estudiosos del tema criptomoneda han llegado a afirmar que la sostenida alza de los precios del bitcoin es una señal inequívoca de que nos encontramos a las puertas de una criptoburbuja.

Pero como tanto insistimos no deja de ser una afirmación arriesgada por varias razones, veamos:

Se basa en lo que se conoce sobre las burbujas económicas en circunstancias muy distintas a las actuales.

Incluso algunos analistas han comparado o tomado como referente histórico para explicar la situación de la alza de los precios de las criptomonedas lo ocurrido en los años 1600 con la burbuja  y la consiguiente crisis de los tulipanes.

Los bitcoins no son flores

Dicha analogía, aunque ilustrativa está llena de vacíos e imprecisiones entre las que podemos mencionar el hecho que los tulipanes son perecederos y autoreplicables (es decir al sembrar un bulbo de tulipan se pueden obtener una indeterminada cantidad de nuevos tulipanes).

Por su parte el bitcoin tiene un carácter finito: existe un límite en el número de bitcoins que pueden ser minados, y además en lugar de crecer de forma indefinida algunos bitcoin se perderán (como consecuencia de transacciones fallidas, cuentas o monederos bitcoins cerrados) por lo que en vez de aumentar los bitcoins disponibles para tranzar serán cada vez menores. Esto sin contar que el bitcoin a diferencia de los tulipanes tiene un valor real.

Si bien las criptomonedas parecieran tener mucho futuro, y aun cuando la supuesta burbuja en el criptomercado no puede ser del todo explicada o predecía dada la volatilidad del mercado de las monedas “virtuales” sería sano tomar las debidas previsiones.