En los vertederos no solo hay basura, en este caso hay una fortuna de 7500 bitcoins, al cambio de hoy son unos 85 millones de dólares.

La historia comienza en el Reino Unido, donde el joven James Howells dedicaba un ordenador en casa al minado de bitcoins. A su novia no le hacia mucha gracia el ruido que producía este servidor y James Howells para no tener que discutir decidió apagarlo y dejar de minar.

Bitcoin en basurero
Bitcoin en basurero

En ese momento llevaba ganados unos 7500 bitcoins, que en ese año con un dólar podíamos comprar unos 1300 bitcoins. La verdad que muy poco dinero y que no valía la pena tener el ordenador encendido para tan poco beneficio.

Al final desmontó el ordenador y quito el disco duro con todos los datos de sus bitcoins para guardarlos a buen recaudo para un futuro. El problema llegó en el año 2013 que tuvo que hacer la mundanza a una nueva vivienda y por un error tiró entre otras cosas, el disco duro con la criptomoneda. En ese momento el bitcoin ya cotizaba a unos 130 dólares por lo que su fortuna rondaba casi el millón de dólares.

Para James Howells fue un palo y el enfado consigo mismo de lo más grande. Llegó a ponerse en contacto con la compañía que controlaba el vertedero para ver si era posible recuperar su disco, pero poco consiguió. Lo que si sabe es en que zona está enterrado del vertedero está enterrada su fortuna.

Hoy, sus bitcoins se han revalorizado y ya valen unos 85 millones de dólares y multiplicándose con el paso de los meses. A este ritmo puede que en 2 o 3 meses ya tenga 200 millones de dólares si la subida de la moneda sigue a este ritmo.

James Howells sabiendo que su futuro sin preocupaciones monetarias está bajo toneladas de basura se ha propuesto encontrar el disco duro. Cueste lo que cueste, incluso sabiendo que puede no encontrarlo o que si lo encuentra esté totalmente inservible, pero, ¿quien no haría todo lo posible para recuperar 85 millones de dólares sabiendo donde están enterrados?

Ahora el problema mayor es que James Howells no es el único que conoce el paradero de esa fortuna y puede haber mucha gente interesada en buscar el tesoro perdido.